Vesícula

¿Qué es la vesícula?

Es un saco o reservorio que se encuentra por debajo del hígado, sirve para almacenar bilis.

¿Cómo puedo saber si tengo problemas con mi vesícula?

La enfermedad mas común de la vesícula es la aparición de litos o piedras, estas aparecen por la incapacidad de la vesícula para vaciar toda la bilis contenida en su interior, ese liquido remanente se va deshidratando y formando lodo biliar para posteriormente formar los litos o piedras.

¿Qué síntomas tendré, si mi vesícula está enferma?

El principal síntoma es dolor debajo de las costillas, del lado derecho, regularmente se presenta después de comer alimentos con grasa. El dolor se caracteriza por ser tipo cólico, y puede durar desde minutos, hasta horas.

Cuando el dolor se acompaña de fiebre y de coloración amarilla de la piel y los ojos, es signo de enfermedad muy grave y debe atenderse inmediatamente, de lo contrario podría ser fatal.

Al tener dolor con las características descritas anteriormente, es muy importante acudir a consulta médica, para evitar posibles complicaciones.

¿Qué complicaciones puedo tener si no acudo a consulta?

La complicación mas temida es pancreatitis biliar, que es una enfermedad muy grave causada por el paso de una piedra o lito, a través del conducto, que lleva la bilis del hígado al intestino delgado, generando inflamación del páncreas. Esta condición puede llevar al paciente a terapia intensiva y podría tener un desenlace fatal, por lo que es muy importante acudir ante los primeros síntomas.

¿Como se resuelve la colecistitis aguda?

La única manera de resolverlo es con cirugía.  Existen diversas técnicas quirúrgicas:

Cirugía abierta.

Con anestesia general, se realiza una incisión de aproximadamente 15 cms en forma oblicua, del lado derecho, por debajo de las costillas, hasta acceder a la vesícula, se localizan las estructuras vasculares y el conducto cístico (es el conducto que lleva la bilis fuera de la vesícula), se anudan y se cortan, para después despegar la vesícula del hígado y extraerla.

Cirugía laparoscópica convencional.

Con anestesia general, se realiza una incisión de aproximadamente 1 cm por arriba del ombligo, otra de 1 cm abajo de la unión de las costillas y una más, debajo de las costillas del lado derecho de 0.5 cm.  Se introduce una cámara y dos instrumentos para acceder a la vesícula, se localizan las estructuras vasculares y el conducto cístico (es el conducto que lleva la bilis fuera de la vesícula), se anudan y se cortan, para después despegar la vesícula del hígado y extraerla.

Cirugía CL1P sin cicatriz

Con anestesia general, se realiza una incisión de 10 mm. a través de la cicatriz umbilical, se introduce cámara con canal de trabajo para acceder a la vesícula, se localizan las estructuras vasculares y el conducto cístico, se anudan y se cortan, para después despegar la vesícula del hígado por completo y extraerla.