Cuando te dicen que te tienes que operar.  Lo primero que piensas es en la cicatriz. Hoy en día exísten diversas técnicas quirúrgicas para resolver enfermedades abdominales, como es; cirugía abierta (laparotomía); cirugía laparoscópica tradicional, donde se hacen orificios entre 1cm y 5mm; minilaparoscopía con orificios de 3mm; y cirugía sin cicatriz, mejor conocida como CL1P (Cirugía Laparoscópica con un solo puerto) donde los orificios son de 1mm o menos. Cada una de estas técnicas tiene indicaciones precisas y no todas las enfermedades se pueden resolver con cualquiera de las técnicas.

Cirugía sin cicatriz, mejor conocida como CL1P o cirugía sin huella

Se refiere a un tipo de intervención quirúrgica que se realiza por laparoscopía, donde se introduce una cámara y una serie de instrumentos a través del ombligo, se utiliza para resolver problemas relacionados con la vesícula, apéndice, reflujo, hernias inguinales y quistes de ovario.

Se le denomina sin cicatriz o sin huella, ya que la herida que se realiza para introducir la cámara y los instrumentos, se hace en el ombligo, que ya es una cicatriz natural, y al cabo de un par de días no deja ninguna marca; a diferencia de la cirugía laparoscópica convencional que deja entre 3 a 5 marcas de aproximadamente 5mm y 12mm,  en los sitios donde se introducen los instrumentos en el abdomen.